¿Cuántos dólares hay realmente en las reservas?

Según las cifras del Banco Central, las reservas rondan los US$39.200 millones. Pero la cifra incluye instrumentos financieros que no son divisas en sentido estricto. El peso de los encajes.

¿Cuántos dólares hay realmente en las reservas?

El lanzamiento del nuevo blanqueo, endeudamiento y confusiones incluidos, tiene una motivación central: dólares para compensar la pérdida de reservas. Un fenómeno que sólo en abril significó una caída de unos US$700 millones El dato es conocido, ya que el Banco Central publica el nivel de reservas día a día. Pero lo que nunca se puede saber es el monto de las reservas de libre disponibilidad y líquidas, es decir, al alcance de la mano para cubrir cualquier contingencia.

“Es muy difícil saber el verdadero nivel de las reservas liquidas. Nosotros hicimos hace unos días un ejercicio con los datos más conocidos (ver infografía) que son algo mayores que los últimos, pero la tendencia no cambia. Por eso se puede decir sin temor a equivocarse que al hablar de divisas ‘cash’ efectivamente disponibles, se debe pensar, en principio, en unos US$10.000 millones menos de los publicados por el Banco Central”, aseguró Jorge Todesca, titular de la consultora Finsoport. Y remarcó que a pesar de que el número es importante, “representan apenas el 6% del PBI y resultan insuficientes para la dinámica de las cuentas externas”.

A esa cifra habría que sumarle (y restar de las reservas) los fondos de los encajes por depósitos en moneda extranjera. La fórmula no es sencilla: el 20% de los depósitos más la diferencia entre créditos y plazos fijos en dólares. Cifras que circulan en informes confidenciales hablan de que habría que detraer unos US$5.000 adicionales, debido a lo cual el monto real rondaría los US$24.000 millones. En este sentido, el dato más visible es la permanente caída en los depósitos en divisas del sector privado.

Todesca agregó que “digo que son insuficientes en la medida que existe un déficit permanente en la cuenta de capital y está estancada la cuenta corriente. Hay que pensar que los únicos dólares que entran al Central son los de la balanza comercial, que exhibe un saldo cada vez menor a medida que crecen los gastos en energía y rubros que antes eran positivos. Por turismo, por ejemplo, el año pasado se fueron US$4.700 millones y este año serían US$7.000” y concluye diciendo que “se puede aumentar el saldo disminuyendo las importaciones, pero esto significa mantener el estancamiento en el nivel de actividad. Es una trampa casi perfecta”.

Según Elypsis, la consultora encabezada por Eduardo Levy Yeyati, este año el Gobierno tendrá menos dólares para incrementar las reservas. Y esto sucederá por tres motivos. “El primero y principal es la caída en el precio de los commodities, que diluyó la esperada recuperación de los dólares agrícolas; el segundo fue la abrupta corrección en el precio del oro (cerca de 15%) ,que puso en evidencia una inesperada vulnerabilidad del balance de divisas; y, por último, el incendio en la planta de Ensenada de YPF y el deterioro del balance energético suponen un incremento adicional a la salida de dólares”. Por todo esto, concluyen, ajustan el balance de reservas para fin de año de US$44.700 a US$40.900”.

En los últimos dos años, esos en los cuales “el mundo se nos cayó encima”, según la particular visión del gobierno argentino, las reservas de Uruguay crecieron un 74%; las de Perú, 47%; las de Chile, 27% y las de Brasil, “apenas” un 19%. Las argentinas, en cambio, cayeron 21%, como señala un trabajo de la consultora Economía y Regiones (E&R). Parece ser, en realidad, que la política económica argentina se llevó al mundo por delante.

Lunes 13 may 2013
Comentar Usando Facebook

Deja un comentario