Descubrimientos de la ciencia



Descubrimientos de la ciencia

El núcleo de la Tierra no está sincronizado con la rotación del planeta

Descubrimientos de la ciencia

SÍDNEY, AUSTRALIA (13/MAY/2013).- El núcleo de la Tierra rota a diferentes velocidades, acelerando y desacelerando con frecuencia, y este movimiento no está sincronizado con la de la masa restante del planeta, según un estudio divulgado hoy en Australia.

La investigación liderada por Hrvoje Tkalcic de la Universidad Nacional Australiana (ANU) reveló que no solo la tasa de rotación del núcleo es distinta a la del manto, la capa que está por debajo de la corteza terrestre, sino que, además, su velocidad es variable.

“Es la primera evidencia experimental de que el núcleo rota a diferentes velocidades”, dijo Tkalcic en un comunicado de la ANU.

Los investigadores descubrieron que en comparación con el manto, el núcleo rotaba a mayor velocidad en la década de 1970 y 1990, pero desaceleró en la de los 80.

“La aceleración más dramática probablemente ocurrió en los últimos años, aunque necesitamos hacer mayores pruebas para confirmar esta observación”, comentó Tkalcic, al recordar que Edmund Halley especuló que las capas internas de la Tierra rotaban a diferente velocidad en 1692.

Para efectos del estudio, el experto en física y matemáticas analizó, a través de un método novedoso, los registros de los terremotos dobletes de los últimos 50 años para medir la velocidad de la rotación del núcleo terrestre.

Los terremotos dobletes son dos seísmos de magnitud casi idéntica que pueden registrarse en un período que varía entre un par de semanas a 40 años, y que se diferencian de las réplicas.

Tkalcic comentó que le pareció emocionante ver que “incluso con una diferencia de diez, veinte o treinta años, estos terremotos se asemejan. Cada par tiene una leve diferencia, y ésta corresponde al núcleo. Hemos podido usar esa diferencia para reconstruir la historia de cómo el núcleo ha rotado en los últimos cincuenta años”.

Tkalcic cree que su nuevo método ayudará al entendimiento del papel del núcleo terrestre en la creación del campo magnético que permitió la evolución de la vida en el planeta al actuar como un escudo contra la radiación cósmica, según el comunicado de la ANU.

El CERN desmiente teorías sobre simetría de núcleos atómicos

Descubrimientos de la ciencia

GINEBRA, SUIZA (08/MAY/2013).- Un equipo de científicos a cargo de ISOLDE, un experimento de la Organización Europea para la Investigación Nuclear (CERN), ha demostrado que algunos núcleos atómicos efímeros podrían tener una forma asimétrica similar a una pera, observaciones que contradicen algunas teorías actuales.

“La mayoría de los núcleos que existen naturalmente tiene la forma de un balón de rugby. Si las teorías en vigor pueden predecir tal propiedad, ellas mismas podrían predecir que, como consecuencia de determinadas combinaciones particulares de protones y neutrones, los núcleos pueden adoptar una forma asimétrica”, informó hoy el CERN.

Esa forma asimétrica conllevaría que un extremo del núcleo poseyera más masa que su opuesto.

Hasta el momento, había sido difícil observar de forma experimental los núcleos con forma de pera, pero el equipo del ISOLDE lo logró poniendo en marcha una técnica que permitió estudiar los isótopos de breve duración, radón 220 y radio 224.

“Hemos demostrado que el radio 224 tiene una forma estable de pera, mientras que el radón 220 tiene una forma que oscila. Estos resultados contradicen las teorías actuales”, según el físico Peter Butler.

La observación de los núcleos con esta forma asimétrica es muy importante no solamente para comprender la teoría de la estructura nuclear, sino también porque podría permitir determinar eventuales y pequeños momentos dipolares eléctricos de átomos.

Astrónomos de la ESA detectan despertar de agujero negro

Descubrimientos de la ciencia

PARÍS, FRANCIA (02/ABR/2013).- Astrónomos de la Agencia Espacial Europea (ESA) han observado cómo se ha despertado un agujero negro para alimentar a un objeto de masa baja, que podría ser una enana marrón o un planeta gigante, según informó hoy la institución con sede en París.

Los científicos aseguran que un acontecimiento de alimentación similar ocurrirá, “pronto”, en el agujero negro del centro de la Vía Láctea.

El descubrimiento en la galaxia NGC 4845, a 47 millones de años luz de la Tierra, fue “completamente inesperado” según el profesor de la Universidad de Bialystok (Polonia) y autor del artículo publicado en Astronomy & Astrophysics, Marek Nikolajuk.

El suceso fue observado durante el año 2011, según informó la ESA, que precisó que en el seguimiento participaron el Observatorio Integral Espacial, el XMM-Newton de la propia ESA, el Swift de la NASA y el monitor de rayos X japonés MAXI de la Estación Espacial Internacional.

“Esta galaxia ha estado tranquila durante al menos 20 o 30 años”, señaló Nikolajuk.

El hallazgo tuvo lugar cuando los astrónomos del observatorio espacial integral de la ESA estudiaban una galaxia diferente y avistaron una llamarada brillante de rayos X proveniente de otra ubicación.

El origen de la emisión fue confirmado como NGC 4845, una galaxia donde nunca se habían detectado energías tan altas.

Los análisis corroboran que el agujero negro, con una masa semejante a 300 mil veces la del Sol, se quebró y se alimenta de objetos que tienen una masa de entre 14 y 30 veces la de Júpiter, correspondiente a una enana marrón.

Un evento similar se espera en el agujero negro del centro de la Vía Láctea, “tal vez este año”, aseguró la ESA.

Pese a no haber enanas marrones en esa zona, en esta ocasión podría tratarse de una nube de gas compacto, que ya se ha observado cerca del agujero negro, agregó la agencia.

Estudian hormona que podría revolucionar el tratamiento de diabetes

Descubrimientos de la ciencia

CIUDAD DE MÉXICO (29/ABR/2013).- En algunos países, la diabetes representa un problema de salud alarmante por encima de otras enfermedades aparentemente más graves.

En la actualidad, en México hay 6.4 millones de habitantes con diabetes, en su mayoría del tipo 2, y se estima que para el año 2025 lo padezcan 11 millones de mexicanos.

Sin embargo, tratar la diabetes tipo 2 con una inyección semanal, mensual o incluso anual, podría ser algo posible en un futuro cercano gracias a una hormona llamada betatrofina, de acuerdo con una investigación que apareció publicada en la revista Cell.

La betatrofina hace que las células del páncreas que producen de insulina se reproduzcan 30 veces más rápido de lo normal. Esta molécula también es la responsable de que las mujeres gestantes puedan hacer frente a la mayor demanda de glucosa durante el embarazo.

A su vez, los investigadores creen que también podría tener un papel importante en el tratamiento de la diabetes de tipo 1 o juvenil.

La investigación que llevó a este descubrimiento por el que ya se han interesado algunos laboratorios, fue desarrollada en el Instituto de Células Madre de Harvad y está financiado con fondos federales estadounidenses.

El hallazgo se llevó inicialmente a acabo en ratones. Sin embargo, ya que esta hormona también está presente en humanos, su descubrimiento genera importantes expectativas a la hora de mejorar el tratamiento de la diabetes, ya que esto les daría mayor control a los pacientes sobre sus niveles de azúcar en la sangre, dijo Douglas Melton, de la Escuela de Medicina de Harvard, autor principal de un informe.

Expertos que no participaron en el estudio advirtieron que otras sustancias han demostrado efectos similares en células de ratones pero no funcionaron en los seres humanos. Melton dijo que esta hormona es diferente debido a que su efecto es de una potencia inusual y solo está restringida a las células productoras de insulina.

Así mismo, las nuevas células beta del páncreas formadas por efecto de la beatrofina sólo producen insulina cuando el organismo lo demanda, con lo que tienen la ventaja de regular de forma natural el metabolismo de la glucosa.

Aunque Doug Melton y Peng Yi, los investigadores que llevaron a cabo el descubrimiento, advierten que queda mucho camino por recorrer antes de que su hallazgo pueda utilizarse para el tratamiento de la diabetes. A pesar de ello, ya tienen un acuerdo de colaboración con Evotec, una empresa de biotecnología alemana que tiene 15 científicos trabajando en la nueva hormona betatrofina.

Por su parte, Janssen Pharmaceuticals, una compañía de Johnson & Johnson, adquirió la licencia del compuesto y cuenta también con científicos que trabajan para avanzar hacia la clínica.

Finalmente, este interés que despierta el descubrimiento podría hacer que los ensayos clínicos empezaran en un plazo de 3 a 5 años, un tiempo bastante corto en lo que al curso normal de desarrollo y descubrimiento de fármacos se refiere.

Descubrimientos de la ciencia

Domingo 26 may 2013
Comentar Usando Facebook

Deja un comentario