Los orígenes de la guillotina

Los orígenes de la guillotina - Mucha Información

Aunque resulte difícil de creer, la guillotina se concibió como un método “humanitario” de acabar con la vida de los sentenciados a muerte.

Su nombre se debe al médico y diputado francés Joseph Ignace Guillotin. Llegó al parlamento francés en 1789 y, paradójicamente, era contrario a la pena de muerte. Sin embargo, fue el promotor de la guillotina en Francia, al considerarla un método más humanitario de ejecución. No le faltaba razón: en aquella época las ejecuciones se realizaban mediante ahorcamiento o decapitación con espada o hacha. Sólo los miembros de la aristocracia tenían el derecho de ser ejecutados sin agonía. Las ejecuciones reservadas para el resto del pueblo suponían una tortura previa a la muerte para el reo.

Extendió el uso de la guillotina por Francia y Europa y se le dio su nombre. Algunos familiares de Guillotin decidieron cambiarse el apellido para no ser relacionados con ese instrumento de tortura, que acabó con la vida de 1119 personas en Francia durante la Revolución Francesa.

Leyendas sobre Guillotin y su guillotina

Una leyenda urbana asegura que Guillotin, además, murió ejecutado en la guillotina. Es una historia equivocada, ya que Guillotin murió por problemas de salud. Sí es cierto que uno de los ejecutados por este instrumento de tortura se apellidaba Guillotin.

Otra leyenda urbana también le atribuye la invención de éste máquina y también es falsa. El inventor de este artilugio es desconocido y se tiene constancia de la existencia de guillotinas en diferentes países de Europa desde el siglo XIII. Eso sí, la guillotina francesa era la “más precisa” de todas. Se diseñó con una chuchilla de corte oblicuo, más eficaz, que buscaba expresamente que el condenado a muerte no sufriera durante su ejecución.

El fin de la guillotina

La guillotina dejó de ser utilizada oficialmente en Europa en pleno siglo XX. Francia renunció a ella en 1981, aunque el último reo sentenciado a la guillotina había sido ejecutado en 1977. No fue hasta 2007 cuando reflejó en su Constitución la abolición de la pena de muerte.

Deja un comentario

Pin It on Pinterest