Resumen y análisis de ”La Dama de las Camelias”

Hola, Taringueras y Taringueros! Bueno, hace mucho no posteaba nada y hace unos días mi profesora de Literatura nos dio un trabajo para realizar con la lectura de ”La Dama de las Camelias”, una novela escrita por Alejandro Dumas hijo.

Yo, como toda piba que tiene PAJA ETERNA de hacer las cosas del colegio (sí, una colgada del montón que intenta hacer las cosas a último momento, y a veces es vaga jaja), decidí buscar en Google si había un trabajo ya hecho sobre esta novela, pero la mayoría estaban incompletos, así que acá dejo el resumen del libro (capítulo por capítulo) e información para realizar un trabajo sobre la novela, para los desesperados que hacen todo a último momento y sin ayuda no alcanzan a tiempo, o simplemente para los lectores que les gusta analizar la novela y entenderla del todo, esto les puede ayudar:

RESUMEN

• CAPÍTULO 1: El lugar de los hechos fue en París. El narrador el 12 de marzo de 1847 lee un afiche que anunciaba una subasta de muebles y de ricas antigüedades, a causa de una muerte. Él asiste.

Mujer muere hermosa y joven. El narrador se entera que la difunta es Margarita Gautier (prostituta popular), a la cual él conocía ”de nombre y de vista”.

• CAPÍTULO 2: Margarita tenia tuberculosis y en la primavera de 1842 se la envió a un hospital en la capital. Allí había otra muchacha, hija de un duque, con el mismo rostro de Margarita y con su misma enfermedad. Ella murió a los pocos días de que Margarita llegara allí.

El duque y Margarita tienen un vínculo extraño, pero la trata como a su hija.

El duque sufre porque Margarita está con otros, recibe otras visitas. Margarita le confiesa todo al duque y le pide que no se ocupe más de ella y que no quería recibir más favores de un hombre al que ENGAÑABA.

Margarita y el duque no tuvieron contacto por 8 días hasta que el duque no aguantó y le suplicó a Margarita que lo recibiera de nuevo y prometió que la iba a aceptar como era con tal de verla.

• CAPÍTULO 3: Asistió a la subasta de Margarita, en la cual participaban muchas mujeres. Todos estaban muy alegres, al parecer sin recordar que se encontraban muy cerca de la habitación de una recientemente difunta.

No le interesaba nada de la subasta al narrador hasta que se nombre un libro llamado ”Manon Lescaut” de Armand Duval con dedicatoria a Margarita.

El narrador lee el libro en el que la heroína es llamada ”la heroina del abate Prévost, a la cual a él le parece haberla conocido.

• CAPÍTULO 4: Cuando la subasta se terminó, los acreedores tomaron 2/3 de los 150.000 francos que se obtuvieron y el resto se le dejo a su hermana, única familia.

El narrador recibe una carta de Armando Duval, el cual quiere hablar con él. El narrador le devuelve el libro a Armando, que lo buscaba desesperadamente, ya que él se lo había escrito y obsequiado a Margarita.

Armando le muestra una carta de Margarita hacia él. En la carta, Margarita dice que lo perdona, que le gustaría volverlo a ver pero que está muy enferma y va a morirse pronto. También dice que le gustaría dejarle el libro, que siempre le recordó su alma, pero que todo está embargado en su casa y ya nada le pertenecía. Le pide que compre algo en su subasta.

Armando le cuenta al narrador que él hizo sufrir mucho a Margarita, que fue muy cruel y que ella fue muy buena y resignada con él.

• CAPÍTULO 5: El narrador está interesado en saber más de la relación entre Armando y Margarita. Y quiere ir a visitar a Armando ya que él no volvió a su casa.

El narrador va a visitar la tumba de Margarita, y cuando va, se entera de que sólo la visitó Armando una vez, y nadie volvió a visitarla. También se entera de que los familiares de los demás difuntos se quejan de que Margarita esté enterrada allí, y dicen que deberían enterrar a esa clase de mujeres en otro sector aparte.

El jardinero del cementerio le dice al narrador dónde vive Armando, y también le cuenta que está seguro de que Armando sólo quiere cambiar a Margarita de tumba para verla una vez más. El narrador se dirige a la casa de Armando, que todavía no había vuelto, y le deja una nota diciendo que le avise cuando esté de regreso. Al otro día, recibe una carta de Armando diciendo que ya regresó y pidiendo que vaya a su casa.

• CAPÍTULO 6: El narrador visita a Armando, quien estaba en cama y enfermo. Él le pide que vaya al correo a preguntar si había cartas para él. Eran de su hermana y su padre.

Armando y el narrador fueron a ver al comisario, para arreglar para realizar el traslado. Al otro día, fueron a hacerlo. La desenterraron y abrieron su ataúd, luego la reconocieron y el narrador y Armando se fueron. Armando quedó “traumado” por así decirlo, y el narrador tuvo que acompañarlo a su casa y lo acostó en su cama con ayuda de su criado, luego llamó a su doctor y cuando lo atendió dijo que tenía una fiebre cerebral y que pudo volverse loco. Y que en un mes ya estaría curado del todo.

• CAPÍTULO 7: Armando y el narrador se encuentran en el departamento de Armando y éste le cuenta la historia con Margarita.

Margarita le era indiferente y se burlaba de él. Armando se siente mal por estar enamorado de una mujer como ella.

Armando se entera de que Margarita tiene tuberculosis y por eso no la ve por un tiempo, ella no sale de su casa.

• CAPÍTULO 8: Dos años después, Armando va al club donde Margarita actúa, y allí conoce a su modista Prudence, quien también era su vecina. Él, después de la función la acompaña junto con su amigo y, luego, van al apartamento de Margarita.

• CAPÍTULO 9: Se observa que Margarita era cruel con el conde. El conde se va.

Gastón, Armando, Prudence y Margarita cenaron juntos. Armando observa que Margarita era alcohólica. Y cada vez que tomaba una copa de vino, comenzaba a toser y escupía sangre, según Prudence esto era común. Cuando Margarita escupió sangre, Armando fue a reunirse con ella.

• CAPÍTULO 10: Armando y Margarita hablan: los médicos de Margarita le dicen que escupe sangre de los bronquios (tuberculosis), Armando le confiesa su amor a Margarita y ella le dice que no es para él, y que no se ilusione… que pueden tener una amistad pero nada más que eso. Pero Armando le dice que puede ser lo que ella quiera, y que pueden tener una relación pero que ella podía ser libre y hacer lo que ella le parezca, que él iba a ser confiado, sumiso y discreto. Entonces ella aceptó, iban a ser amantes, y arreglaron para verse al otro día de once a medianoche.

• CAPÍTULO 11: Armando se sentía poco para Margarita y se preguntaba porqué lo elegía entre tantos hombres. Y tenía temor de que lo de Margarita y él durara sólo unos días, y que para ella sólo fuera un capricho.

A las once de la noche de ese mismo día, fue a verla a su suite.

• CAPÍTULO 12: Margarita le da la llave de su apartamento a Armando, éste se va a las cinco de la mañana para que su secreto no caiga en manos del conde ni de la persona equivocada.

Al otro día, Armando se despierta con una esquela de Margarita que dice que se vean en el Vaudeville.

Armando va al teatro y ve a Margarita, pero allí también se encontraba el conde.

Margarita le dice que tiene miedo de enamorarse de él, luego lo echa del palco y le dice que no quiere que el conde los vea juntos. Armando, aunque sabía desde el principio que estando con una mujer como Margarita debía aceptar esas costumbres, estuvo triste.

• CAPÍTULO 13: Armando va al apartamento de Margarita y allí se encuentra el conde, él se pone triste. Prudence le dice a que no espere más de Margarita y que no tiene derecho a ponerse celoso porque tiene otros amantes porque él sabía cómo eran las cosas desde el principio. Y que él sólo llevaría a la ruina a Margarita, la enamoraría y luego la olvidaría.

Margarita le propone a Armando ir unos meses solos al campo, pero Armando se preocupa porque piensa que el conde tiene que ver en la ejecución del plan de Margarita.

Margarita al otro día le envía una carta a Armando y le dice que no podían verse esa noche porque se encontraba enferma, pero Armando fue a su apartamento a verla y le dijeron que ella no estaba. Luego, vio al conde entrar y no salir de allí por horas. Armando dice que nunca sufrió tanto como esa noche.

• CAPÍTULO 14: Armando, herido por las acciones de Margarita, decide abandonarla e irse de la ciudad. Le deja una carta de despedida explicándole las razones por la cual la deja. Pero, con el correr de los días, no recibe la respuesta de Margarita, y eso le dio tiempo para razonar y darse cuenta que lo que hacía era estúpido… que no podía enojarse, que hace sólo un día era su amante y no podía obligarla a terminar sus relaciones del pasado rápidamente, entre otras cosas. Y fue a verla a la rue d’Antin, donde se encontró con Prudence que dice que dejarla fue una buena decisión porque Margarita lo amaba mucho y podría haber cometido cualquier locura si esa relación continuaba, también le dijo que si él le pidiera perdón, Margarita lo perdonaría.

Entonces, Armando le escribió una carta preguntándole a Margarita cuándo podría verla para disculparse a sus pies. Luego, se puso a armar sus maletas para marcharse al día siguiente si ella no respondía.

• CAPÍTULO 15: Margarita y Prudence van a visitar a Armando. Margarita le explica que lo ama, y que él no supo ver eso por no usar su inteligencia y haber sido tan celoso.

Armando le pide a Margarita que lo perdone, rompa la carta antes escrita por él y le impida partir al día siguiente. Ella se la devuelve, él la rompe y la besa. Luego van los tres (Margarita, Prudence y Armando) a cenar a casa de Margarita.

• CAPÍTULO 16: Armando cuenta que estar con Margarita era un problema económico para él. Y que ella sea su amante lo llevaba a endeudarse, o dejarla. Él, como no quería dejar a Margarita, quería encontrar otra forma de ganar dinero y se lanzó al mundo del juego que, para él, era un “remedio”. Y curado de Margarita, estaría curado del juego.

Margarita cambió físicamente. Armando la ayudaba a curarse.

Ella ya se estaba alejando de su vulgar oficio, su tos ya había desaparecido casi completamente. Y, al cabo de seis semanas, ya no era cuestión del conde, sino sólo del duque que fue varias veces echado del apartamento de Margarita para que estuviese Armando.

Margarita, ya que tenía la necesidad de ver todo el tiempo a Armando, hizo que él abandone el juego, cuando él ya disponía una decena de miles de francos, que le parecían una capital inagotable.

Armando alquiló una calesa para que los tres estuviesen en el campo. Él se sentía allí mejor que nunca, y sentía que Margarita era sólo de él, y consideraba lo más hermoso estar juntos y que se amen tanto.

Margarita, Armando y Prudence vieron una casa en el campo donde fueron, en Bougival, y les pareció muy hermosa. Margarita le va a pedir al duque que se la alquile, para irse allí con Armando en secreto.

• CAPÍTULO 17: Al otro día, Armando se fue muy temprano porque Margarita iba a ver al duque.

Durante el día, Armando recibió una nota de Margarita que le decía que estaba yendo con el duque a alquilar la casa y que se verían por la noche.

Margarita empezó a llevar muchos amigos a su casa nueva, y eso entristeció al duque, quien enfurecido se fue de la casa de Margarita y no volvió a saberse más de él.

Margarita ya era sólo de Armando, su relación era pública, vivían juntos, y todo era como si estuvieran casados.

Prudence quiere hablar con Margarita en privado, y le dice que se encontró al duque y que él le dijo que iba a perdonar a Margarita e iba a volver a pagarle todas sus necesidades si ella rompía con Armando. Ella le aconseja que lo deje y vuelva con el duque porque necesitaba el dinero, pero Margarita le dice que no, que va a intentar arreglarse sola y que ama a Armando de verdad. Armando estaba escuchando la conversación y al escuchar las palabras de Margarita, se emocionó y entró y la besó.

Margarita y Armando vivieron juntos y felices por meses, el duque le enviaba cartas de arrepentimiento a Margarita pero ella se las daba a Armando sin siquiera leerlas, quien las leía y sentía lástima por el viejo, pero después las rompía.

El duque, al no recibir respuesta, no envió más cartas a Margarita. Y ella y Armando continuaron viviendo felices sin ocuparse del futuro.

• CAPÍTULO 18: Ellos eran muy felices pero Margarita muchas veces tenía tristeza por el miedo de que Armando no la amase y la deje, obligándola a volver a su horrible pasado como cortesana. Armando estaba seguro que eso no iba a suceder, porque amaba demasiado a Margarita.

Prudence fue a su casa mientras ellos no estaban, y se llevó el cupé de Margarita, y no lo devolvió por unos días “porque uno de los caballos estaba enfermo”. Luego Armando se dio cuenta de que también habían desaparecido todas las joyas que tenía Margarita en su casa. Y le dijo a Margarita que iba a ir a París con la excusa de revisar su correo, y fue a la casa de Prudence, que le cuenta que Margarita se endeudó muchísimo al estar con él y dejar al conde y al duque. Y que debe treinta mil francos, por su culpa.

Armando decide que él pagará los treinta mil francos de las deudas de Margarita antes de dos meses, y que no permitiría que vuelvan a París, como decía Prudence, y que usen al conde. Luego va a su casa para ver si recibió cartas de su padre, tenía cuatro.

• CAPÍTULO 19: Armando leé las cartas y en las primeras tres le muestra preocupación por su silencio, y en la cuarta le dice que ya le informaron su nuevo paradero y que iría a visitarlo.

Margarita le dice a Armando que envió a Nanine a seguirlo y le preguntó qué habló con Prudence. Él le dice que sabe todo y que sólo tenía que pedirle el dinero a él y no deshacerse de sus pertenencias más queridas. Ella le dice que lo hace porque lo ama, y que la deje demostrarle su amor a su manera. Armando no quiere que ella siga haciendo eso.

Armando y Margarita vuelven a París, Armando fue a ver a un notario y éste le aseguró que se encargaría de arreglar todo de la mejor manera, Armando le exige la mayor discreción ante su padre, y luego fue a ver a Margarita que lo esperaba en la casa de Julie Duprat.

Buscaron apartamento y encontraron uno perfecto para ellos.

Margarita fue a ver a un negociante y le pidió pagara todas sus deudas, la libere de toda obligación y le reintegre unos veinte mil francos a cambio de la entrega de todos sus muebles.

Armando y Margarita volvieron muy contentos a su casa en Bougival. Al cabo de ocho días, los visitó Joseph y le dijo a Armando que su padre lo esperaba en su casa. Armando estuvo allí en dos horas.

• CAPÍTULO 20: Cuando llega Armando a su casa, encuentra a su padre allí, quien le dice que está haciendo mal en estar con una mujer que es una mantenida. Y le suplica que la deje, y que para olvidarla, vaya unos meses a visitar a su hermana.

Armando sentía que su padre tenía razón en cuanto a todas las mujeres pero que no en cuanto a Margarita. Le dijo que no iba a dejar a Margarita ni irse con él, que ya estaba grande para aceptar órdenes de su padre.

Entonces su padre le pidió a Joseph que llevara sus maletas al hotel de París, y Armando se fue a Bougival donde lo esperaba Margarita en la ventana.

• CAPÍTULO 21: Armando fue a ver de nuevo a su padre, pero él no se encontraba, aunque le había dejado una nota citándolo para verse al día siguiente.

Cuando regresó a Bougival, se encontró con Margarita muy triste, y cuando Armando le comentó sobre la nota de su padre, se puso a llorar como si tuviera un ataque de nervios.

Para Armando, desde la noche anterior estaba pasando algo peor que Margarita le ocultaba.

Al día siguiente, Armando se estaba preparando para irse a las cuatro a ver a su padre, y Margarita se despertó y lo vio despierto. Armando se dio cuenta que iba a caer en un delirio por la forma de hablar de Margarita, y dudó muchas veces en ir al verla enferma. Pero de todas formas, la esperanza de retornar rápidamente y el temor de pelearse nuevamente con su padre lo sostuvieron y partió a París.

Armando habló con su padre, quien había aceptado su relación con Margarita, pero también le pidió que pase la velada con él. Armando le contó sobre el malestar de Margarita y le pidió volver a Bouvigal a verla y anunciarle la buena noticia, prometiendo que al día siguiente volvería a visitarlo. Entonces partió.

• CAPÍTULO 22: Cuando Armando volvió a Bougival, Margarita no se encontraba. Y él se encontró en un mar de dudas: ¿Había caído en una trampa? ¿Margarita lo engañaba?, ¿habría contado con estar de regreso a tiempo para que él no se diera cuenta de su ausencia, y el azar la había retenido? ¿Por qué no lo había dicho nada de Nanine, o por qué no le había escrito? ¿Qué querían decir las lágrimas, esa ausencia, ese misterio?

Como pasaban las horas y Margarita no volvía, entonces Armando decidió ir hasta París a pie a buscarla. Cuando llegó al apartamento de Margarita, nadie se encontraba allí, en el de Prudence tampoco… y el portero del edificio le informa a Armando que ellas se fueron juntas en un cupé. Y luego le entrega una carta de Margarita para Armando que le dice que cuando él estuviese leyendo eso, ella ya tendría otro amante y Armando debería irse con su hermana a olvidarse de ella. Luego de leer eso, Armando, entristecido y creyendo que iba a volverse loco por la carta de Margarita, va al hotel donde se encuentra su padre y al verlo, le da la carta que le hizo Margarita y se tira en su cama a llorar.

• CAPÍTULO 23: Armando llegó a la casa de su hermana con su padre e intentaba distraerse, pero necesitaba ver a Margarita. Entonces partió a París prometiendo a su padre que pronto volvería a su lado. Fue a la Champs-Élysées donde se encontró con Margarita acompañada de una mujer que nunca antes había visto, a quien saludó muy fríamente.

Luego, se dirigió a la casa de Prudence y se hizo el indiferente por Margarita. Prudence le cuenta que el nombre de la acompañante de Margarita era Olympe, y que las deudas de Margarita estaban siendo pagadas por el conde. Armando se decepciona al escuchar esa afirmación, y saluda a Prudence y se va, decepcionado y pensando que Margarita era una mujer igual a todas. Y que no lo amaba tanto como decía, ya que su amor por él no pudo contra el deseo de retomar su vida pasada, la necesidad de tener un coche y de hacer orgías.

Armando sabía que Olympe iba a hacer una fiesta, entonces consiguió que lo invitasen porque sabía que iba a ir Margarita.

Cuando asistió a ese baile, encontró a Margarita y al conde bailando. Armando se encontraba celoso y furioso.

Armando piensa que Olympe es más hermosa que Margarita, y cree que ella puede enamorarlo más que Margarita. Entonces bailó con ella, y una media hora después Margarita, pálida como una muerta, abandona el baile.

• CAPÍTULO 24: Armando le da el dinero que ganó jugando a Olympe a cambio de que ella sea su amante, y se va al mediodía de su apartamento ya siéndolo.

El rumor de que Armando y Olympe eran amantes y que Armando parecía estar enamorado de ella se corrió. Todos creían que Armando ya había olvidado a Margarita, hasta Prudence. Se veía a Margarita cada vez más pálida y triste. Muchas veces Armando estuvo a punto de pedirle perdón.

Olympe le contó a Armando que se encontró con Margarita y ella quiso vengarse de que fuera su amante y se armó un escándalo del que Olympe regresó furiosa y Margarita terminó desvanecida. Luego le pide que le envíe una carta a Margarita en la que le pida que respete que él ame a Olympe. Armando lo hace.

Al día siguiente de que Armando le envía la carta a Margarita, Prudence va a visitarlo y le cuenta que Margarita se encuentra muy enferma, volvió a ser alcohólica y que, en su opinión, no llegaría muy lejos, que tenga piedad de ella, y le pide que vaya a ver a Margarita. Armando se niega y le dice que la recibirá muy bien si ella lo visita, pero que no pondrá un pie en la rue d’aAntin. Prudence le dice que Margarita iría durante la noche a visitarlo.

A las nueve de la noche, Margarita apareció en el apartamento de Armando y se largó a llorar y le pidió perdón por lo que le dijo a Olympe y piedad por lo que planeaba hacerle después ya que se encontraba muy enferma. Luego, Margarita se quedó toda la noche en la casa de Armando, y tuvieron relaciones.

Armando, al otro día, fue a visitar a Margarita pero le dijeron que se encontraba con el conde y tenían órdenes de no dejar pasar a nadie. Armando, casi en delirio, repleto de bronca y celos, tomó un billete y se lo envió a Margarita junto con una nota que decía que se fue tan rápido que se olvidó de pagarle, que ahí tenía el precio de su noche. Al día siguiente, Armando recibe un sobre con el dinero: Margarita se lo había devuelto sin haber escrito nada más. Él corre a verla pero se entera que partió a Inglaterra.

Armando partió hacia el Oriente, y en Alejandría se enteró que Margarita tenía tuberculosis. Entonces le escribió la carta a lo que ella le respondió que lo perdonaba, y que le iba a devolver el libro, etcétera.

• CAPÍTULO 25: Armando le da las cartas que Margarita le había escrito al narrador, en las cuales Margarita le cuenta a Armando que está muy enferma y que siente que va a morirse joven, y le cuenta también que el día que él fue a París, recibió una carta del Sr. Duval que decía que tenía que hablarle y que no le diga nada de su acción. El Sr. Duval le dijo que debía terminar su relación con Armando, que ella no le convenía, que le traería muchos problemas y también le contó que su futuro yerno, al enterarse de la situación de Armando, le dijo que no iba a casarse con su hija si no se arreglaba ese asunto. Entonces, el futuro de la hermana de Armando dependería de Margarita, quien obedeció a los “consejos” del Sr. Duval. Ahí fue cuando Margarita escribió la carta que decía que ella iba a tener otro amante, planeando que Armando reciba esta carta y la odie, y se la entregó al Sr. Duval. Margarita le pide perdón.

• CAPÍTULO 26: Margarita repite que se encuentra muy enferma, y que le queda muy poco de vida… y que, además, los acreedores llevan sus cuentas todo el tiempo, ella le escribió al duque para que la ayude pero no cree que acceda.

El 20 de diciembre le dice que se encuentra muy mal, que todos los días espera una respuesta pero está segura que nunca la va a obtener. También que el duque no le contestó… y que se siente muy sola.

El 25 de diciembre le cuenta que su médico le prohíbe escribir todos los días porque los recuerdos aumentan su fiebre. También le dice que recibió una carta del Sr. Duval que le deseaba su restablecimiento, y le prometía que iría a visitarla. Y que recibió dinero de parte de su padre como ayuda.

El 4 de enero le envía otra carta contándole de su vida.

El 8 de enero le dice que salió con su coche y siente que se está curando.

El 10 de enero le cuenta que esa esperanza que tuvo de recuperación no era más que un sueño y se encontraba otra vez en cama.

El 12 de enero le cuenta que el conde le envió dinero pero ella no lo aceptó porque, gracias a él, se separó de Armando. También le dice que extraña los días que pasaron juntos en Bougival.

La carta que le envió el 25 de enero dice que siente que va a morirse, que el médico no deja escribirle y que Julie Duprat le permite escribir esas últimas líneas. Le pide que regrese a verla.

28 de enero: Fueron a la casa de Margarita a embargar, y Julie se resiste, pero anotaron todo lo que allí se encontraba. Margarita se enferma más a causa de esta desgracia. También le dice que el conde fue a verla, y el duque también (que habló muy poco y se la pasó llorando, claramente porque el estado de Margarita y ella le recordaban la muerte de su hija).

Margarita se arrepiente de haber escuchado al Sr. Duval, y cuenta que su enfermedad estaba progresando ya que tenía muchos médicos.

5 de febrero: Margarita sigue repitiendo que va a morir, que estuvo muy triste por Armando y que tosió y escupió sangre toda la noche.

Las últimas palabras de esa carta eran ilegibles y Julie Duprat había continuado la carta.

18 de febrero: Julie Duprat escribe la carta, y le cuenta a Armando que Margarita está a punto de morir, que todos la abandonaron y que los acreedores están esperando su muerte para embargar su apartamento, aunque ella se resistió.

También le cuenta que Margarita siempre lo espera, y que se encuentra muy triste por él.

19 de febrero, medianoche: El médico le aconsejó a Margarita que viera a un sacerdote, y lo hizo y se confesó. El sacerdote preparó a Margarita para irse al cielo poniéndole óleo en la frente, las manos y los pies. Y se fue.

20 de febrero, cinco de la tarde: Julie cuenta que Margarita muere.

23 de febrero: Enterraron a Margarita.

• CAPÍTULO 27: Armando y el narrador van a visitar a Prudence, ella se encuentra en quiebra por haberle prestado mucho dinero a Margarita mientras se encontraba en vida y, como falleció, nunca se lo devolvió y no quedaron comprobantes del préstamo para presentarse como acreedora. Armando le da mil francos. Luego fueron a ver a Julie Duprat que les cuenta los tristes acontecimientos de los que fue testigo, derramando lágrimas sinceras al recordar a su amiga.

Después fueron al cementerio a ver a Margarita. Y luego, Armando le pide al narrador que lo acompañe a ver a su padre, fueron y vieron al Sr. Duval y a su hija Blanche.

El narrador regresa a París y escribe esta historia como se le fue contada, que no se sabe si es verdadera o no. Y dice que la escribe porque no es común que una mujer como Margarita haya hecho todo eso, que es importante y extraño… que de lo contrario, no la escribiría.

ANÁLISIS

1) Redacte la biografía del autor y contextualice históricamente la novela (contexto social, económico y político).

Alejandro Dumas nació en 1846, en París. Es hijo del escritor Alejandro Dumas. Fue un dramaturgo y novelista francés. Tuvo una infancia infeliz y fue objeto constante de burlas de sus compañeros por ser hijo ilegítimo. Vivió en un pensionado hasta los diecisiete años y pasó luego unos meses bajo el techo paterno, antes de decidir llevar una vida independiente en la que contraería enormes deudas.

Su primer obra literaria fue un volumen de poesía. Un año más tarde, en 1848, apareció su primera novela “La Dama de las Camelias”.

Dumas sigue escribiendo novelas por su éxito, fue mayor como dramaturgo. Casi todas sus obras se ocupan de problemas sociales y morales, como la infidelidad conyugal o la prostitución. También escribió trece destacables novelas más. También escribió ensayos de actualidad. Fue nombrado académico en 1874.

Luego se volcó al teatro realizando con gran éxito adaptaciones para la escena de algunas de sus novelas, entre las que destaca la versión teatral “La Dama de las Camelias” (1852).

En 1846, a los veintidós años, emprendió un viaje con su padre por España y Marruecos. Los Dumas se presentaron como el escrito que es a quien ciertas circunstancias han puesto en conocimiento esta historia, que no es una comedia. Como la vida en España, sino una novela trágica llena de amor desagrado.

El contexto histórico de la novela es francés, en plena Revolución Francesa en el siglo XIX, donde, a estas alturas ya se había instaurado la segunda República y tuvo lugar la batalla de Waterloo, protagonizada por Napoleón Bonaparte. La novela pertenece al movimiento literario que se conocería como Realismo, siendo de las primeras que formarían parte de la transición del Romanticismo.

Hablando de lo social, las mujeres de baja posición social de ese tiempo desvalorizaron su cuerpo para poder lucrarse de los lujos de los que las mujeres dichosas de la alta sociedad gozaban. Estas mujeres, cortesanas, se involucraban con personajes que pudieran pagar sus gustos (como por ejemplo, el duque). Así también habían unos que, gustosos, pagaban lo que fuera, hasta quedar en la ruina, para poder disfrutar de los placeres que ellas daban. Este es el caso que encontramos en la obra.

En cuanto al contexto económico, se había sufrido un gran cambio, gracias a la Revolución Industrial (se inventó la locomotora, que fue de gran ayuda).

En cuanto a lo político, se tiene en cuenta que la novela es parte de la transición del Realismo al Romanticismo, que es un movimiento cultural y político originado en Alemania y el Reino Unido a finales del siglo XVII, este movimiento surge como una reacción tipo revolucionaria contra el racionalismo de la ilustración y el clasicismo y esto es para darle paso a los sentimientos que nada tienen que ver con las clases sociales tan marcadas en esos períodos.

2) Identifique y describa personajes, espacio y tiempo.

PERSONAJES

○ Principales

• Margarita Gautier (La Dama de las Camelias): Es la protagonista, enamorada de Armando Duval, sin familia, es una chica cortesana relacionada con muchos caballeros, entre los que destacan el duque y el conde. Era alta y delgada hasta la exageración. Su cabeza era bella, tenía ojos negros, de grandes pestañas; mejillas rosadas; nariz fina y recta; una boca regular; dientes blancos como la leche; piel suave; cabellos negros y ondulados. Tenía cara de niña, según el narrador.

Nació en el campo, pero abandonó a su familia para vivir en París, donde se destacaría por su vida licenciosa y sus grandes gastos, además de por siempre estar acompañada de un ramo de camelias; era una joven muy hermosa, pero bastante enfermiza. Aunque parece adolecer de superficialidad, con el avance de la obra se presenta como una mujer enamorada, sencilla y sobre todo abnegada. Se enamora de Armando Duval, primero con la condición de que la deje vivir como quiera y portándose obediente ante sus mandatos, pero termina por abandonar todas sus costumbres licenciosas para vivir de forma estable con Armando Duval. Sin embargo, el padre de éste le rogaría que deje a su hijo, lo que constituiría su último sacrificio. Regresa a su vida licenciosa, simplemente para acelerar su penosa y solitaria muerte, causada por la tisis, que venía arrastrando desde hacía tiempo.

• Armando Duval: Joven que se enamora de Margarita. Era rubio, robusto y pálido.

Desde el primer encuentro amó a Margarita a escondidas, y fue el primero en preocuparse por la salud de la joven, gracias a lo que obtuvo su amor. Nunca aceptaría en su totalidad la condición de Margarita, aunque durante cierto período toleró vivir con el dinero de los otros amantes de la hermosa joven. Finalmente lograría que ella abandone su vida licenciosa, pero posteriormente al verse abandonado y sentirse traicionado, cortejaría a Olimpia, otra mujer de condición semejante, con el único objetivo de hacerle daño a su verdadero amor. Luego se enteraría que el “engaño” de Margarita era sólo otra prueba de su amor, lo que lo dejaría desolado.

o Secundarios

• Narrador: No es nombrado durante la novela. Comienza su actuación al acudir a la subasta de los bienes de Margarita Gautier ya fallecida, y adquirió por bastante dinero un libro con el título de “Manon Lescault”. Posteriormente Armando Duval intentaría comprarle el libro, y el narrador se lo regaló, lo que dio inicio a una gran amistad entre estos personajes.

• Prudencia Duvernoy: Vecina y amiga de Margarita. Durante su juventud fue una cortesana, como la protagonista, luego se dedicó a vender sombreros y ropa. Mantenía su amistad con Margarita por interés, esto se prueba cuando Margarita se enferma, y estaba moribunda, en cama, y ésta la abandona.

• Julia Duprat: Amiga de Margarita. Nunca la abandonó, llegando inclusive fue quien le escribió cartas a Armando de parte de su amiga cuando se encontraba moribunda y después de su muerte.

• Padre de Armando: Señor bastante conservador, vive en el campo, cuando se entera de la relación de su hijo con la cortesana intenta convencerlo de abandonar esas pasiones, al ver infructuosos sus tentativas, decide intentar con Margarita, la cual aceptaría renunciar a su amor.

• Olimpia: Aparece al final de la obra. Es al parecer amiga de Margarita, sin embargo, Armando la utilizaría convirtiéndose en su amante para darle celos a la misma.

o Accidentales

• El Conde: Joven que enamoraba y mantenía a Margarita, sin embargo a ésta le aburría y lo despedía con rapidez.

• El Duque: Viejo de enorme fortuna que amaba a Margarita, sobre todo porque tenía una hija de gran parecido a la protagonista que había muerto. Era el principal benefactor de la joven.

• Gastón: Amigo de Armando Duval, solo aparece en el principio de la obra.

• Nanine: Sirvienta de Margarita.

• José: Criado de Armando, se encargaba de mandar las cartas a margarita de parte de Armando.

• Blanca: Hermana de Armando.

ESPACIO: La novela está ambientada en París, y otros lugares campiranos cercanos como Bougival.

TIEMPO: Podríamos ubicarla alrededor de 1840, en el siglo XIX, durante la monarquía de Luis Felipe de Orleans. La duración de la drama es de aproximadamente tres años, aunque sólo durante un año existe acción. La obra comienza con los funerales de Margarita Gautier, protagonista de la obra.

3) Redacte el argumento de la novela (identifique circunstancias previas, acontecimiento, conflicto y resolución).

Armando conocía a Margarita sólo de vista, pero se había enamorado de ella. Margarita le era indiferente y se burlaba de él. Armando se siente mal por estar enamorado de una mujer como ella. Unas semanas después, Armando se entera de que Margarita tiene tuberculosis y por eso no la ve por un tiempo, pero iba siempre anónimamente a informarse sobre ella al lugar donde vivía.

Dos años después, Armando y Margarita vuelven a encontrarse. Armando le confiesa su amor y se convierten en amantes, se enamoran y viven juntos por seis meses.

El padre de Armando, al enterarse de que su hijo estaba viviendo con Margarita, la cortesana, intenta convencerlo de abandonarla pero como éste no le hace caso, habla con Margarita que acepta renunciar al amor de Armando para su bien, en muestra de su amor, aunque sin que él sepa la verdad. Por lo tanto, él empieza a odiar a Margarita.

Finalmente, Margarita confesó en una carta que le envía a Armando que mientras él buscaba a su padre, éste llegó a visitarla y le rogó que dejara a su hijo, puesto que interfería directamente con las relaciones familiares y con la felicidad de su hija. Y ella lo hizo. Luego de enviar reiteradas cartas suplicando que Armando la visite, Margarita muere. Y Julia Duprat, su amiga, le envía una carta informándoselo a Armando.

4) Identifique y describa narradores y secuencia narrativa.

El narrador está en primera persona. En este caso, el narrador es un personaje dentro de la historia: actúa, juzga y tiene opiniones sobre los hechos y los personajes que aparecen. Este personaje y a la vez narrador experimenta con sus propios sentidos. Puede contar sus propios pensamientos y opiniones, pero no los de los demás personajes a no ser que éstos se los cuenten. Por ende, es un narrador testigo. Es decir, que es espectador del acontecer, un personaje que asume la función de narrar. Es un personaje secundario. Cuenta la historia en la que participa o interviene desde su punto de vista.

La secuencia narrativa es no lineal, ya que es un relato circular. Es decir que la historia comienza donde termina la obra.

5) Identifique recursos de la novela que le parezcan importantes y reescríbalos en la hoja (descripción, diálogos y comentario).

DESCRIPCIONES:

• “Alta y delgada hasta la exageración, poseía en su grado más alto el arte de hacer desaparecer ese olvido de la naturaleza mediante el simple arreglo de las cosas que vestía. Su cachemir, cuya punta tocaba el piso, dejaba escapar a cada lado los amplios volados de un vestido de seda, y el grueso manguito, que ocultaba sus manos y que apoyaba contra su pecho, estaba rodeado de pliegues tan hábilmente acomodados, que el ojo no tenía nada que criticar, por exigente que fuese, sobre el contorno de las líneas.

La cabeza, una maravilla, era objeto de particular coquetería. Era pequeña, y su madre, como diría Musset, parecía haberla hecho así para hacerla con cuidado.

En un óvalo de gracia indescriptible, ponga usted unos ojos negros rematados en unas cejas de un arco tan puro que parecía pintado; he aquí esos ojos de grandes pestañas, que cuando descendían, arrojaban sombra sobre la rosada tez de las mejillas; trace usted una fina nariz, recta, espiritual, de narinas algo abiertas por una aspiración ardiente hacia la vida sensual; dibuje una boca regular, cuyos labios se abrían graciosamente sobre unos dientes blancos como la leche; coloree la piel con ese terciopelo que cubre los duraznos que no han sido tocados por mano alguna, y tendrá usted el conjunto de esa cabeza encantadora.

Los cabellos, negros como el azabache, ondulados naturalmente o no, se abrían sobre la frente en dos amplios rizos, y se perdían detrás de la cabeza, dejando ver los lóbulos de las orejas, en los que brillaban dos diamantes de un valor de cuatro o cinco mil francos cada uno.

Cómo su vida ardiente dejaba en el rostro de Marguerite la expresión virginal, incluso infantil que la caracterizaba, es algo que estamos forzados a constatar sin comprenderlo.” – Capítulo II, páginas 24 y 25. Descripción de Margarita Gautier.

• “Joven rubio, robusto, pálido, que llevaba unas ropas de viaje que parecía no haberse quitado desde hacía varios días ni haberse tomado ni siquiera la molestia de cepillarlas al arribar a París, ya que estaban cubiertas de polvo.” – Capítulo IV, página 36. Descripción de Armando Duval.

• “Los ojos ya no eran más que dos agujeros, los labios habían desaparecido, y los dientes blancos se apretaban unos contra otros. Los largos cabellos negros y secos estaban pegados a las sienes y velaban un poco las cavidades verdes de las mejillas, y no obstante yo reconocía en ese rostro el rostro blanco, rosado y alegre que tan a menudo había visto. […]” – Capítulo VI, página 55. Descripción del cadáver de Margarita.

DIÁLOGOS:

• “–Señor, -le dije- ¿podría decirme el nombre de la persona que vivía aquí?

–La señorita Marguerite Gautier.

Conocía a aquella muchacha de nombre y de vista.

–¡Cómo! -dije al guardia-. ¿Ha muerto Marguerite Gautier?

–Sí, señor.

–¿Cuándo ocurrió?

–Creo que hace tres semanas..

–¿Y por qué dejan visitar el piso?

–Los acreedores han pensado que eso haría aumentar las ventas. La gente puede ver de antemano el efecto que provocan las telas y los muebles; usted comprende, eso estimula a comprar.

–¿Ah, tenía deudas?

–¡Oh, sí, señor, en gran cantidad!

Pero sin duda la subasta las cubrirá.

–Y con creces.

–¿Entonces quién se llevará el resto?

–Su familia.

–¿Ah, tiene familia?

–Eso parece. […]” – Capítulo I, página 21. El narrador se entera de que estaba en la subasta de los bienes de Margarita Gautier.

• “[…] Un volumen, perfectamente encuadernado, de lomo dorado, que lleva por título: Manon Lescaut. Hay algo escrito en la primera página. Diez francos”.

–Doce –dijo una voz después de un silencio bastante largo.

–Quince –dije yo.

¿Por qué? No lo sabía. Sin duda por ese algo escrito.

–Quince –repitió el subastador.

–Treinta –dijo el primer postor en un tono que parecía desafiar a que se ofreciera más.

Aquello se convertía en una lucha.

–¡Treinta y cinco! –grité entonces en el mismo tono.

–Cuarenta.

–Cincuenta.

–Sesenta.

–Cien.

[...]

–Me rindo, Monsieur.

Puesto que nadie dijo nada más, el libro me fue adjudicado. […]” – Capítulo III, página 31. El narrador compra el Manon Lescaut, este acontecimiento es importante porque, de lo contrario, no hubiese conocido a Armando ni a la historia.

• “[…]–¿Ha comprado usted algo en la subasta de Marguerite?

–Sí, señor, un libro.

–¿Manon Lescaut?

Exactamente.

–¿Tiene usted aún ese libro?

–Está en mi dormitorio.

Ante esta noticia, Armand Duval pareció quitarse un gran peso de encima y me dio las gracias como si, guardando aquel volumen, hubiera empezado ya a hacerle un favor.

Me levanté, fui a mi habitación a coger el libro y se lo entregué.

–Sí, es éste -dijo, mirando la dedicatoria de la primera página y hojeándolo- Sí, es éste.

Y dos gruesas lágrimas cayeron sobre sus páginas.

–Bueno, -dijo, levantando la cabeza hacia mí, sin intentar siquiera ocultarme que había llorado y que estaba a punto de llorar otra vez-, ¿tiene usted mucho interés en este libro?

–¿Por qué?

–Porque he venido a pedirle que me lo ceda.

–Perdone mi curiosidad –le dije-, pero ¿entonces fue usted quien se lo dio a Marguerite Gautier?

–Yo mismo.

El libro es suyo, tómelo; me siento feliz de poder devolvérselo.” […] – Capítulo IV, página 39. El narrador le devuelve el libro a Armando, que se lo había regalo a Margarita.

• “[…]–Bueno, pues, si me promete no hacer más que mi voluntad sin decir una palabra, sin hacerme una observación, sin preguntarme nada, tal vez pueda llegar a amarlo.

–¡Todo lo que quiera!

–[…]Si ahora me decido a tomar un nuevo amante, quiero que tenga tres cualidades poco frecuentes: que sea confiado, sumiso y discreto.

–Bueno, pues yo seré todo lo que usted quiera.

–Ya lo veremos.

–¿Y cuándo lo veremos?

–Más tarde.

–¿Por qué?

–Porque -dijo Marguerite, liberándose de mis brazos y tomando de un gran ramo de camelias rojas comprado por la mañana una camelia que colocó en mi ojal-, porque no siempre se pueden cumplir los tratados el mismo día en que se firman. […]” – Capítulo X, página 87. Margarita y Armando se convierten en amantes.

• “ […] –Armand –continuó mi padre–, en nombre de su santa madre, créame, renuncie a esa vida, que olvidará mucho más pronto de lo que piensa y a la que lo encadena una teoría imposible. Tiene usted veinticuatro años, piense en el futuro. No puede amar siempre a una mujer que tampoco lo amará siempre. Están los dos exagerando su amor. Se está cerrando usted todos los caminos. Un paso más y ya no podrá abandonar la ruta en que se encuentra, y toda su vida sentirá el remordimiento de su juventud. Salga, venga a pasar un mes o dos junto a su hermana. El descanso y el amor piadoso de la familia lo curarán rápidamente de esta fiebre, pues no es otra cosa. Entre tanto su querida se consolará, encontrará otro amante y, cuando vea usted por quién estuvo a punto de enemistarse con su padre y perder su cariño, me dirá que he hecho bien en venir a buscarlo y me bendecirá. Vamos, te marcharás, ¿verdad, Armand?

Sentía que mi padre tenía razón hablando de cualquier mujer, pero estaba convencido de que no tenía razón hablando de Marguerite. Sin embargo el tono en que me había dicho sus últimas palabras era tan dulce, tan suplicante, que no me atrevía a responderle. […]” – Capítulo XX, página 165. El Sr. Duval habla con Armando y le ordena que deje a Margarita.

• “ […]–Hija mía, no me tome a mal lo que voy a decirle; comprenda solamente que la vida tiene a veces necesidades crueles para el corazón, pero a las que hay que someterse. Es usted buena, y hay en su alma generosidades desconocidas de muchas mujeres que quizá la desprecian y no valen lo que usted. Pero piense que al lado de la amante está la familia; que más allá del amor están los deberes; que a la edad de las pasiones sucede la edad en que el hombre, para ser respetado, necesita estar sólidamente asentado en una posición seria. Mi hijo no tiene fortuna, y sin embargo está dispuesto a cederle la herencia de su madre. Si él aceptara el sacrificio que está usted a punto de hacer, sería para él un motivo de honor y dignidad el hacerle a usted a cambio esa cesión que la pondría para siempre al abrigo de una adversidad completa. Pero él no puede aceptar ese sacrificio, porque el mundo, que no la conoce, atribuiría a ese consentimiento una causa desleal que no debe alcanzar al nombre que llevamos. No mirarían si Armand la ama ni si usted lo ama a él, si ese doble amor es una felicidad para él y una rehabilitación para usted; no verían más que una coca: que Armand Duval ha permitido que una entretenida, y perdóneme, hija mía, lo que me veo obligado a decirle, vendiera para él todo lo que poseía. […]” – Capítulo XXV, página 205. El Sr. Duval le habla a Margarita y le pide que deje a Armando si de verdad lo ama, y que el futuro de su hija depende de ella. Ella acepta.

COMENTARIOS:

• “En mi opinión, no se puede crear personajes a menos que se haya estudiado mucho a los hombres, así como no es posible hablar una lengua si no se la ha aprendido seriamente.

No habiendo llegado aún a la edad de la invención, voy a contentarme con narrar.

Comprometo al lector, pues, a persuadirse de la realidad de esta historia en la que todos los personajes, a excepción de la heroína, viven aún.” – Capítulo I, página 17. El autor afirma que el relato es real.

• “[…] no vienen ni cuatro veces al año a visitar a sus difuntos, que traen sus flores ellos mismos, ¡y viera usted qué flores!, que se fijan en lo que cuesta mantener a ésos a quienes dicen llorar, que escriben sobre sus tumbas lágrimas que jamás han derramado, y que vienen a hacerse los difíciles con la vecindad. […]” – Capítulo V, página 55. Comentario sobre los familiares de difuntos que se quejan que éstos se encuentren enterrados cerca de una mujer como Margarita.

• “No extraigo de este relato la conclusión de que todas las muchachas como Margarita son capaces de hacer lo que hizo ella: lejos de mí. Pero llegó a mi conocimiento que una de ellas había experimentado en su vida un amor profundo, que había sufrido por él, y que por él había muerto. Le he contado al lector aquello que supe. Ése era mi deber.

Yo no soy el apóstol del vicio, pero me haré eco de la noble desdicha en todo lugar donde la oiga suplicar.

La historia de Margarita es una excepción, lo repito; pero si hubiese sido algo común, no habría valido la pena escribirla.” – Cita de los últimos párrafos de la novela. Comentario del autor.

6) Relacione dichos recursos con el subgénero “realismo”.

DESCRIPCIONES DE LA NOVELA Y EL REALISMO

• Descripción de Margarita Gautier, Armando Duval y el cadáver de Margarita: los personajes son individuos extraídos de la realidad cotidiana, que se eligen para ser observados. A medida que avanza el Realismo, los personajes ganan en profundidad y se percibe un mayor interés en el análisis y explicación de sus comportamientos. La novela realista otorga importancia a la figura femenina y a lo colectivo.

DIÁLOGOS DE LA NOVELA Y EL REALISMO

• Diálogos de cuando el narrador se entera de que estaba en la subasta de los bienes de Margarita Gautier, cuando compra el “Manon Lescaut” y cuando le devuelve el libro a Armando: El narrador es omnisciente. Pero participa de la historia antes de que empiece el relato.

• Diálogo entre Armando y Margarita cuando se vuelven amantes: Uno de los temas que se trata en el realismo es el de las relaciones humanas: Armando ama a Margarita, y ella le da una oportunidad con la promesa de que la acepte como es y no le reproche nada. En ese caso también se toca el tema de la importancia del dinero. Margarita no quería dejar de ser una cortesana por más que estuviese con Armando, porque sus amantes mantenían todos sus lujos, pagaban sus deudas, le regalaban dinero, etcétera.

• Diálogo entre el Sr. Duval y su hijo Armando: El padre le dice a Armando que deje a Margarita, porque estar con una cortesana arruinaría el nombre de la familia, pero Armando se niega. Esto tiene que ver con la moral y la ética, clases altas frente clases bajas y el amor puro frente al libertinaje.

• Diálogo entre el Sr. Duval y Margarita: Lo mismo que el diálogo entre el Sr. Duval y Armando, tiene que ver con la moral y la ética, las clases sociales. Y Margarita acepta renunciar a su felicidad por amor, esto demuestra el amor puro.

COMENTARIOS DE LA NOVELA Y EL REALISMO

• El autor afirma que el relato es real: El subgénero realista toma temas y personajes que se encuentran en la vida cotidiana.

• Comentario sobre los familiares de difuntos que se quejan que éstos se encuentren enterrados cerca de una mujer como Margarita: Se toca el tema de la hipocresía social. En las novelas realistas se reproducen los conflictos de la sociedad de la época.

• Cita de los últimos párrafos de la novela. Comentario del autor: Se habla de la realidad contemporánea.

7) Describir: subgénero de la novela, personajes (descripción física, moral y psicológica), espacio, tiempo, si hay componente sobrenatural y narrador.

SUBGÉNERO: Novela realista.

PERSONAJES:

MARGARITA GAUTIER

-Descrip. Física: Alta y delgada hasta la exageración. Su cabeza era bella, tenía ojos negros, de grandes pestañas; mejillas rosadas; nariz fina y recta; una boca regular; dientes blancos como la leche; piel suave; cabellos negros y ondulados. Tenía cara de niña, según el narrador.

-Descrip. Moral: Es una chica cortesana relacionada con muchos caballeros, entre los que destacan el duque y el conde.

-Descrip. Psíquica: Mujer muy alegre la cual reía mucho. Su único problema era que aquella mujer tenía mala fama. Todos la conocían muy bien y los caballeros decían que no era una mujer inalcanzable ya que está relacionada con muchos de aquellos. A pesar de tener muchos lujos, era una mujer sencilla y tenía muchas virtudes. Los chicos que la conocían se enamoraban enseguida pero ya que era muy desenvuelta, terminaban con los corazones rotos ya que ella se iba con otros. Le encanta estar acompañada e ir al teatro.

ARMANDO DUVAL

-Descrip. Física: Rubio, alto, robusto y pálido.

-Descrip. Moral: Joven de la alta sociedad parisiense.

-Descrip. Psíquica: Un hombre muy noble y enamoradizo el cual dió literalmente todo, por Marguerite Gautier. Es un hombre muy perseverante por que hizo de todo por volver a ver el cadáver de su querida, hasta la tuvo que trasladar de tumba. El joven Duval realmente quiso a Marguerite y no le importaba los comentarios que la otra gente decía sobre ella. Esto, lo convertía en un hombre muy celoso. Solo quiso complacerla y hacer de todo por cumplirlo ya que eso lo complacía a él. Es un hombre muy sensible el cual no teme a expresar sus sentimientos.

PRUDENCIA DUVERNOY (amiga de Margarita)

-Descrip. Física: Gruesa mujer de cuarenta años.

-Descrip. Moral: Durante su juventud fue una cortesana, como la protagonista, luego se dedicó a vender sombreros y ropa.

-Descrip. Psíquica: Era interesada. Esto se prueba cuando Margarita se enferma, y estaba moribunda, en cama, y ésta la abandona.

OLIMPIA (amiga de Margarita)

-Descrip. Física: Era rubia delgada, con el cabello en tirabuzones; ojos azules, muy elegante.

-Descrip. Moral: Mantenida, como Margarita.

-Descrip. Psíquica: Es inteligente. Esto se demuestra cuando Armando le propone ser amantes, y al principio lo rechaza porque se da cuenta que él quiere utilizarla para darle celos a Margarita.

ESPACIO: La novela está ambientada en París.

TIEMPO: Al 1840, siglo XIX.

COMPONENTE SOBRENATURAL: No hay ya que es una novela realista.

NARRADOR: Primera persona, omnisciente.

Resumen y análisis de ''La Dama de las Camelias

Miércoles 5 jun 2013
Comentar Usando Facebook

Deja un comentario