Domestika: la pesadilla de los cursos baratos

Compártelo
ÍNDICE: Domestika: la pesadilla de los cursos baratos

Domestika, una plataforma en línea que inicialmente se posicionó como un recurso prometedor para los profesionales creativos, ha revelado numerosas fallas y prácticas cuestionables que merecen una atención crítica. A pesar de su crecimiento exponencial y su amplia oferta de cursos en disciplinas como el diseño gráfico, la ilustración, la fotografía y el marketing digital, Domestika ha sido objeto de severas críticas por parte de sus usuarios. Estas críticas van desde problemas con la transparencia de sus políticas de suscripción hasta la falta de credibilidad en la certificación de sus cursos e instructores.

¿Qué es Domestika?

Domestika se inició en España como una red social para creativos en 2002 y ha evolucionado para convertirse en una plataforma educativa en línea. A través de cursos impartidos por profesionales de renombre, promete ofrecer una experiencia de aprendizaje enriquecedora. Sin embargo, detrás de su fachada bien producida y sus atractivos videos, hay múltiples problemas que afectan la experiencia del usuario y la calidad de la educación ofrecida.

Estrategia de marketing de Domestika: brillante pero rngañosa

La estrategia de marketing de Domestika puede parecer efectiva a primera vista, pero un análisis más profundo revela tácticas que, aunque llamativas, pueden resultar engañosas para los usuarios.

1. Publicidad en redes sociales

Domestika utiliza las redes sociales para promocionar sus cursos, inundando plataformas como Facebook, Instagram y YouTube con anuncios atractivos. Sin embargo, estos anuncios a menudo omiten mencionar las limitaciones y problemas asociados con la plataforma, pintando una imagen irreal de lo que los usuarios pueden esperar. Es habitual encontrar estos anuncios publicitados de la siguiente forma:

Domestika: la pesadilla de los cursos baratos
Ejemplo de un anuncio de Domestika

Como puedes ver en la imagen anterior, el anuncio apenas informa del título y el precio del curso. Sin embargo, nunca verás ese curso a 59,99€ en la plataforma: debido a contínuas promociones y ofertas de las que hablaremos más adelante, nunca verás ese curso a más de 15 €.

2. Colaboraciones con influencers

Las colaboraciones con influencers del ámbito creativo han sido una táctica eficaz para Domestika. Seguro que más de una vez has visto a tu influencer favorito mentorizando un curso de Domestika. A menudo estas asociaciones a menudo priorizan la promoción sobre la calidad educativa, dejando a los usuarios desilusionados cuando los cursos no cumplen con las expectativas generadas. Pero eso ya a Domestika no le importa: ellos ya te han venido el curso y se han embolsado miles de euros.

3. Ofertas y descuentos

Las ofertas y descuentos frecuentes crean un sentido de urgencia artificial, impulsando a los usuarios a inscribirse rápidamente sin una evaluación adecuada de lo que están comprando. Esta táctica de venta agresiva puede llevar a la frustración cuando los cursos no cumplen con los estándares prometidos. Muchos precios han resultado ser engañosos, como el que comentábamos más arriba: cursos que se muestran con un «precio estándar» irreal y al que nunca se ofrecen, puesto que siempre hay alguna oferta o promoción que lo ofrecerá por debajo de los 15€.

Recientemente han empezado a ofrecer un precio en oferta solo para usuarios que adquieran la suscripción. Dicho de otra forma: te obligan a comprar una prueba gratuita de la suscripción a cambio de un descuento en el curso, con la esperanza de que se te olvide cancelar la prueba gratuita al finalizar y cobrarte la suscripción anual.

Domestika: la pesadilla de los cursos baratos
Ejemplo de la obligatoriedad de la compra de una prueba gratuita de la suscripción para obtener un descuento en un curso.

4. Email marketing

El bombardeo constante de correos electrónicos puede resultar intrusivo y molesto. Aunque el email marketing mantiene a los usuarios informados, la presión continua para comprar más cursos puede ser agobiante.

5. Comunidad y contenido fenerado por el usuario

Si bien Domestika fomenta la creación de una comunidad activa, esta estrategia a menudo se utiliza más como una herramienta de marketing que como un verdadero recurso educativo. Los proyectos compartidos pueden ser más una demostración publicitaria que una muestra genuina del progreso de los estudiantes.

Controversias y Críticas

Domestika ha acumulado una serie de críticas graves que ponen en duda su integridad y la calidad de sus servicios.

1. Polémica con las suscripciones

Uno de los problemas más graves es la estructura de sus suscripciones. Domestika ofrece una suscripción anual que renueva automáticamente, y muchos usuarios han reportado cargos inesperados en sus tarjetas de crédito debido a la falta de transparencia sobre esta renovación. Esta práctica engañosa ha dejado a muchos usuarios sintiéndose estafados y frustrados. En la plataforma TrustPilot podrás encontrar decenas de reseñas en las que los usuarios denuncian que les han cobrado de la nada casi 100€ en concepto de una suscripción anual a la que nunca se .

Domestika: la pesadilla de los cursos baratos
Ejemplo de una de las reseñas de TrustPilot de un usuario sobre Domestika

2. Imposibilidad de descargar certificados

La imposibilidad de descargar certificados de finalización de curso es una deficiencia significativa. A diferencia de otras plataformas educativas que permiten a los estudiantes obtener certificados en formato PDF, Domestika restringe estos certificados a su plataforma. Esto impide a los usuarios compartir sus logros en sitios profesionales como LinkedIn o incluirlos en sus portafolios personales, disminuyendo el valor práctico de los cursos.

Recientemente y como incentivo para que los usuarios adquieran la suscripción anual, han ofrecido la opción de descargar los certificados de los cursos en formato PDF para los usuarios suscritos. Sin embargo, tal y como se explica en cada uno de los certificados, estos solo tienen validez de un año (el año que dura la suscripción). En caso de no renovarla, esos certificados no tendrán validez. Si renuevas tu suscripción, deberás re-descargar los certificados, para que en ellos aparezca la nueva fecha de valided: hasta que expire tu suscripción de nuevo.

Esta problemática aumenta al saber que las empresas no valoran los certificados de Domestika: dado que no son formaciones regladas y que el certificado no es más que un reconocimiento de compra del curso, no implica haber adquirido algún conocimiento ni haber finalizado el curso, los certificados no son reconocidos por las empresas del sector.

3. Falta de certificación de los profesores

Domestika ha sido criticada por la falta de certificación oficial de sus instructores. Aunque muchos son profesionales en sus campos, la ausencia de una certificación formal de enseñanza plantea serias dudas sobre la calidad y la consistencia de la educación ofrecida. Sin una certificación, es difícil confiar plenamente en la competencia de los instructores, lo que compromete la credibilidad de los cursos.

Hasta hace poco cualquier usuario podía registrarse y publicar un curso. Debido a las críticas que suscitó y al hecho de que de repente aparecieron en domestika decenas de cursos mal grabados, con poco o ningún contenido y con precios insultantes, Domestika decidió restringir esta opción. Ahora, los usuarios solo pueden registrarse como profesores con invitación expresa de los gestores de la plataforma.

4. Borrado masivo de opiniones negativas

Todas las opiniones que los usuarios realizan sobre los cursos dentro de la plataforma de Domestika son moderadas, de modo que solo llegan a publicarse las positivas, dejando que se publique alguna reseña negativa con algún comentario muy poco crítico. Esto es porque evidentemente no es creíble que no hubiera ninguna reseña negativa de ningún curso.

Domestika: la pesadilla de los cursos baratos
Ejemplo de una de las reseñas negativas que Domestika deja pasar la moderación

Por otra parte, no es difícil encontrar alguna reseña de cinco estrellas y que, por el contrario, es una opinión crítica negativa sobre el curso o sobre la plataforma: al tener una buena puntuación, el texto negativo pasa desapercibido para los moderadores y consigue publicarse. Éste es el método que tienen que utilizar aquellas personas que intentan advertir a otros usuarios de no caer en la trampa.

Por qué no recomendamos Domestika

Aunque Domestika podría parecer una opción atractiva para los creativos que buscan mejorar sus habilidades, los problemas mencionados anteriormente sugieren que la plataforma no cumple con las expectativas y estándares que debería. Aquí hay algunas razones por las que es mejor evitar Domestika:

  1. Falta de transparencia: La renovación automática de suscripciones sin una advertencia clara es una práctica deshonesta que ha llevado a numerosos usuarios a sentirse estafados.
  2. Certificados inútiles: La imposibilidad de descargar y compartir certificados fuera de la plataforma limita seriamente el valor práctico de los cursos.
  3. Instructores no certificados: La falta de certificación oficial para los instructores pone en duda la calidad y la credibilidad de la educación proporcionada.
  4. Marketing engañoso: Las tácticas de marketing agresivas y la promoción excesiva pueden llevar a los usuarios a tener expectativas irreales sobre lo que los cursos realmente ofrecen.
  5. Soporte al cliente deficiente: La única vía de contacto con la plataforma es un chat gestionado por una IA. Numerosos usuarios han reportado dificultades para obtener respuestas satisfactorias del servicio de atención al cliente, especialmente en lo que respecta a reembolsos y problemas con las suscripciones. En cuanto a estos dos últimos temas, algunos usuarios han manifestado que solo han conseguido un reembolso alguna suscripción después de publicar reiteradamente y en múltiples redes sociales sus problemas. Es decir, la plataforma solo ha ofrecido reembolsos cuando ha considerado que su ya dudable reputación estaba aún más en juego.

Conclusión

Domestika, a pesar de su apariencia prometedora y su rápida expansión, presenta una serie de problemas que afectan negativamente a sus usuarios. La falta de transparencia en sus políticas de suscripción, la imposibilidad de descargar certificados y la ausencia de certificación formal para sus instructores son serias deficiencias que deberían hacer a los potenciales usuarios pensarlo dos veces antes de invertir su tiempo y dinero en esta plataforma.

En un mercado donde existen múltiples alternativas que ofrecen mayor transparencia, mejor soporte al cliente y certificados útiles, es aconsejable explorar otras opciones antes de considerar Domestika. Si bien la plataforma puede tener algunos cursos de calidad, los problemas mencionados sugieren que no es la mejor opción para aquellos que buscan una educación en línea confiable y valiosa.

Compártelo
Raiola Networks

Te puede interesar

Te contamos la receta y el secreto del éxito de este novedoso y sencillo cóctel
¡No te creerás lo fácil que es hacerlos!
Disfruta al máximo de tus aventuras veraniegas
Exploramos los lugares históricos que capturan la esencia y el espíritu de Barcelona

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Información básica sobre protección de datos Ver más

  • Responsable: Aidatün.
  • Finalidad:  Moderar los comentarios.
  • Legitimación:  Por consentimiento del interesado.
  • Destinatarios y encargados de tratamiento:  No se ceden o comunican datos a terceros para prestar este servicio. El Titular ha contratado los servicios de alojamiento web a Profesional Hosting que actúa como encargado de tratamiento.
  • Derechos: Acceder, rectificar y suprimir los datos.
  • Información Adicional: Puede consultar la información detallada en la Política de Privacidad.

Tendencia

Disfruta de la huerta en esta temporada
Mantén tu colección de plantas de interior actualizada con estas opciones en tendencia.
Disfruta de la aventura y la belleza natural que España tiene para ofrecer
Aunque el repelente de insectos no suele tener una fecha de caducidad, hay un periodo en el que deberías reemplazarlo.

Patrocinado